Consejos expertos para el cuidado del césped

Consejos expertos para el cuidado del césped

Aunque el cuidado del césped pueda parecer sencillo, también tiene sus trucos. El césped del jardín debe tener un buen aspecto y ser, a la vez, resistente. De ahí que siempre surja la pregunta sobre cuáles son los cuidados que necesita. Un experto alemán, conocido por sus trabajos en parques o estadios de fútbol de la Bundesliga, nos da sus claves. A continuación, los consejos de Walter Schwab.

Consejo 1: No escatimar en el abono

El césped debe tener el alimento necesario para desarrollarse en buenas condiciones. Por tanto, el abono es uno de los puntos fundamentales del mantenimiento. Abonar cuatro o cinco veces al año proveerá al césped de los nutrientes necesarios para su crecimiento y evitará que el musgo y las malas hierbas campen a sus anchas. El ideal es el abono orgánico mineral, compuesto en parte a base de extractos de remolacha azucarera, que favorece que prolifere la vida bajo esa alfombra natural. El último abonado del año debe efectuarse en septiembre. El primero del año se realiza entre febrero y marzo.

Cuando nos referimos al abonado es mejor hacerlo en exceso que quedarse cortos. El césped no se va a hacer nunca demasiado grueso por abonarlo mucho y el abono orgánico mineral no va a dañarlo.

Consejo 2: Cortar y cortar

Es muy sencillo: cuanto más cortes el césped, más bonito estará. Una analogía la tenemos con el pelo de las personas: lo cortamos cada cierto tiempo para que cezca sano y fuerte. En el caso del césped es lo mismo. Para su cuidado, lo más recomendable es pasar el cortacésped un par de veces a la semana. Si se ha abonado en cantidad, la necesidad de cortarlo con asiduidad es aún mayor. La altura del césped también varía. No es lo mismo la hierba de un campo de fútbol, donde puede alcanzar hasta los 2 centímetros, que la de un jardín, donde lo podemos dejar crecer tranquilamente hasta los 3,5 centímetros.

Consejo 3: Regar el césped, sí. Ahogarlo, no

Con el agua pasa lo contrario que con el abono. Habitualmente no hay que excederse con ella e inundar el césped. La excepción se da cuando las temperaturas son muy altas, como sucede durante gran parte del verano. En este caso sí que necesitarás agua extra. Las necesidades de agua dependen de las temperaturas y de las condiciones del suelo. Es un poco complicado generalizar al cien por cien sobre la intensidad y la frecuencia del riego, pero hay una regla bastante genérica que puede servir de base: en periodos de mucho calor hay que regar varias veces a la semana (con dos o tres sería suficiente si el calor no es extremo) y calcular alrededor de 15 litros de agua por metro cuadrado de césped. 

Consejo 4: Dejarlo crecer tranquilo

Si se tienen en cuenta todas estas recomendaciones, sólo queda algo por hacer para que el césped crezca con fuerza y vitalidad, y para que podamos disfrutarlo en todo su esplendor: dejarlo crecer con tranquilidad y a su ritmo.

Cookies en la web de STIHL

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestra Política de Privacidad.

Aceptar